Carmela, la mujer que decapitó a su esposo, fue expulsada de su comunidad

Advertisement

El Colectivo Artesana informó a través de sus redes sociales que se encuentran apoyando a Carmela Jolomá Yat, quien decapitó a su esposo en legítima defensa en una aldea en Cobán, Alta Verapaz, para que continúe su vida en otro lugar. 

Advertisement

“Informamos que la señora Carmela Jolomna Yat y sus hijos están siendo apoyados por nosotras (Colectivo Artesana) para empezar una nueva vida, por lo que no regresarán a la comunidad”, se lee en un comunicado. 

Además, hicieron un llamado a los Cocodes para que no profundicen la violencia y respeten el derecho de las personas de habitar en sus territorios. Mientras Carmela y sus hijos puedan seguir su vida con seguridad y tranquilidad. 

Los miembros del Consejo Comunitario de desarrollo Urbano y Rural (Cocode) y los familiares de Julio Cucul, esposo de Carmela, pidieron que Carmela y sus hijos fueran expulsados de la comunidad. 

Argumentaron que esta medida sería para que Jolomná “no repitiera lo sucedido y que las mujeres y niños se encontraban asustados” por lo sucedido. 

En legítima defensa

Carmela Jolomná Yat fue absuelta y no enfrentará proceso penal por accionar en legítima defensa en contra de su esposo Julio Cucul, la madrugada del 13 de marzo recién pasado. El hombre la amenazó con un machete, ella se defendió y lo decapitó.

Úrsula Teyul, jueza de Primera Instancia Penal de Cobán, resolvió la falta de mérito al argumentar que la mujer accionó en legítima defensa. Además, la juzgadora aceptó la petición del Ministerio Público y la Defensa Pública Penal que expusieron que Carmela vivía en un círculo de violencia intrafamiliar. 

De acuerdo con el abogado defensor de Jolomná, ella ya había denunciado con anterioridad a su esposo por los abusos que cometía en su contra. Además, entre las pesquisas presentadas se encontraban los registros de las medidas de seguridad que se otorgaron a su favor que solicitaban el hombre se alejara del hogar, pero estas no se cumplieron. 

Mientras que los niños fueron evaluados psicológicamente y se determinó que tenían secuelas a consecuencia de la violencia intrafamiliar que vivían. 

Advertisement
Advertisement