La misteriosa vuelta del Chilero: “Una curva encantada”

Advertisement

Cuenta la historia, que hace muchos años, alrededor del año 1633, toda el área que hoy comprenden las fincas de Cerro Redondo, Las Viñas, La Vega, y El Rosario, situadas en los alrededores del Km. 33.5 de la ruta a El Salvador, eran administradas por los frailes del convento de La Merced. Después, conforme pasaron los años, fueron cambiando de dueño.

Cuenta la leyenda, que en algún momento, estas fincas pertenecieron a un hombre ambicioso, que estaba dispuesto a todo, con tal de obtener dinero. Fue durante una noche de tormenta, mientras los rayos caían, iluminando el cielo nocturno con centellas refulgentes, y truenos ensordecedores, que invocó al diablo para pedir lo que deseaba.

Alrededor de la media noche, este se le apareció, y ofreció darle lo que el hombre pedía, pero a cambio le pidió el alma de su hija. La ambición de aquel hombre no tenía límite, por lo que aceptó el trato y entregó el alma de su hija al diablo. Después de ese suceso, comenzó a circular la leyenda, que por el área conocida como “La vuelta del Chilero”, la silueta de una mujer joven vestida de blanco, se aparecía por el lugar en horas de la noche o la madrugada.

Los pilotos que conducían durante esas horas por esa solitaria carretera, cuentan haber visto la silueta de la misteriosa mujer. Lo curioso del caso, es que dicen que esta mujer se les atraviesa en la carretera, y cuando tratan de esquivarla, la mujer desaparece. Pero al ver por el espejo retrovisor, ven a la mujer sentada en la parte de atrás del vehículo, y en algunas ocasiones sentada a la par del piloto.

Esto ha hecho perder el control del vehículo a muchos pilotos y ha causado muchos accidentes en ese sector.

Son muchas las anécdotas que se cuentan sobre los sucesos ocurridos en esta misteriosa curva, desde un viento frío que hace que los vehículos derrapen, hasta una fuerza misteriosa que jala a los vehículos al precipicio.

Advertisement

El nombre de esta vuelta se originó, cuando la carretera era aún de dos carriles. Dicen que fue durante una madrugada, que un camión venía de oriente cargado con chile, para venderlo en la terminal. Lamentablemente, el camión tuvo desperfectos mecánicos al llegar a esa curva y volcó, dejando todo su cargamento de chile regado en la carretera.

El final de esta leyenda dice que el alma de está joven mujer está cautiva en algún lugar, en los alrededores de las fincas que circundan el área. Y que solo alguien, con el suficiente valor de enfrentarse al diablo puede liberar el alma de la joven.

Para ello tiene que llevar una botella de agua bendita y un rosario, y aprender algunas oraciones. Dicen que el diablo se aparece en forma de una enorme serpiente, por lo que hay que lanzarle el rosario o camándula y alazarle la cabeza y lanzar el agua bendita.

Si lo logra, dicen que el alma de la joven quedará liberada, y recuperará toda su riqueza y esta pasará a poder de quién tenga el valor de liberarla. Pero si falla en el intento, también su alma quedará cautiva por toda la eternidad.

Leyenda y tradición, y como decía el historiador Héctor Gaitán: “Como me lo contaron te lo cuento, porque todo cabe en lo posible.


📝Armando Guzmán

Investigación: Ludwin Blanco/Visor Gt Suroriente

 77 total views,  1 views today

Advertisement
Advertisement