Entre polémicos decretos y millonarias transferencias concluye el período legislativo

Advertisement
El Congreso de la República culminó su primer período ordinadio 2022 y refleja poco avance en agenda legislativa. (Foto: Prensa Libre Hemeroteca)

“Escucharé las demandas sociales, atenderé sus peticiones y necesidades y juntos buscaremos las mejores soluciones”, decía Shirley Rivera el 14 de enero, al asumir la presidencia del Congreso en el tercer año del actual mandato.

Cuatro meses después, cuando finaliza el primer período ordinario de sesiones, el balance del trabajo del Organismo Legislativo no ha variado mucho de los dos años anteriores, bajo la dirección de Allan Rodríguez.

El período que culminó ayer cierra con pocos avances una agenda legislativa que demandan concretar desde hace varios años distintos sectores. Leyes de reactivación económica, protección social y fortalecimiento judicial quedan, una vez más, pendientes de conocerse por un Congreso cuyo desempeño, en su mayoría, ha sido errático, según especialistas en el tema consultados.

Inasistencia de diputados a las sesiones plenarias, interpelaciones detenidas y decretos aprobados con errores son parte del balance que destacan analistas políticos que también advierten de que el siguiente período de sesiones no será mejor, porque los diputados estarán preparándose para la campaña electoral y cambiarán sus prioridades.

El Congreso, según sus propios registros, concluyó el período de sesiones ordinarias con 27 decretos aprobados, de los cuales cinco fueron para declarar días nacionales, y tres para avalar subsidios al gas propano, combustible y energía eléctrica, sin que estos hayan representado un alivio directo para la economía.

También se incluye en la producción legislativa decisiones criticadas, como el aporte extraordinario de Q3.1 mil millones para el Ministerio de Comunicaciones, para proyectos de los que ni siquiera la propia cartera tiene claro cuál es la necesidad.

“No lograron acordar alianzas para abordar algunos temas importantes en cuanto a leyes”, señaló Fernando Ixpanel, analista político de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes).

Los temas que reflejan avances son los que “tienen poca relevancia dentro del sistema político”, expuso Ixpanel, al agregar que con la campaña electoral tan próxima podría significar que “se estanque de nuevo la agenda legislativa” en el siguiente período, que inicia en agosto, puesto que la mayoría de los diputados estarán más interesados en asambleas políticas y postulación de sus candidaturas.

Respecto de las interpelaciones programadas para cuatro ministros de Estado, es un proceso político que requiere de muchos consensos y para avanzar se requiere de construcción de alianzas, tanto por parte del oficialismo y bancadas aliadas como de la oposición, y por ahora estos acuerdos “son muy débiles” y darían lugar a que los juicios políticos se estanquen, expresó Ixpanel.

Sin análisis

Como parte de la actividad parlamentaria la presentación de iniciativas de ley no fueron la excepción, que en buena parte carecen de estudio técnico, legal y presupuestario y, en general, los diputados ponentes “no cuentan con estos análisis”. Tampoco existe un ente que vele por el cumplimiento de las legislaciones luego de ser aprobadas, puntualizó María Isabel Bonilla, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien).

Advertisement

La profesional considera que en el marco de un año preelectoral “le restan autoridad cuando comienzan a promover iniciativas de ley o la aprobación de legislaciones populistas” con el fin de ganarse el favor de un electorado potencial. “Esto es lo que más daña y se le quita respeto a la institucionalidad cuando se utiliza a intereses particulares, políticos, entre otros”, hizo ver.

Bonilla subrayó que el Organismo Legislativo es “una institución que debe rescatarse de intereses advenedizos”, porque está siendo utilizado con todas sus capacidades y no para los intereses de la nación, sino para “un grupo de diputados”.

En cuanto a las interpelaciones, estima que con el paso del tiempo “van perdiendo el interés” y el oficialismo utiliza mecanismos para que las mismas no avancen.

Aprobaciones mediáticas

El primer período ordinario de la administración de Shirley Johana Rivera Zaldaña, del partido Vamos, tuvo sus momentos representativos entre los que se puede mencionar la fallida aprobación de la ley de protección a la vida y la familia, el pasado 8 de marzo y que fue archivada una semana después por el mismo Congreso, luego de una ola de críticas que obligaron al presidente Alejandro Giammattei a advertir que vetaría la normativa.

Además, de la aprobación de Ley para Fortalecer el Mantenimiento y Construcción de Infraestructura Estratégica, lo que dotó de Q 3 mil 191 millones 242 mil 500 al Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (Civ), justificando las mejoras para la infraestructura vial.

Así como la propuesta de ley que pretende crear un superministerio de Ambiente y Recursos Naturales, la cual permitirá una asignación de más de Q900 millones del presupuesto del Estado, pero también obligaría a liquidar a tres instituciones que tiene más de dos mil trabajadores.

Mientras que las iniciativas que están a un paso de su aprobación son la ley de cabildeo, de rescate del Patrimonio Prehispánico, de competencias para el empleo formal.

Con información de Prensa Libre

Advertisement
Advertisement