Para nuestros hermanos no hay salida que migrar

Advertisement

Si en Guatemala hubieran fuentes de empleo digno y con salarios decentes, en concordancia, por lo menos al nivel de como se mueve la canasta básica. De la canasta básica vital, de esa ni HABLEMOS, a esa solo los altos funcionarios tienen acceso. Si quienes gozan de un salario, cuando bien les va devengan Q 3 mil al mes. Hay instituciones donde deben facturar. Que propósito tendría que nuestros hermanos salieran a buscar el sueño americano. La Ley contra coyotes fue aprobada recientemente, pero no por iniciativa de nuestros diputados, sino por orden del TÍO SAM. Porque quien va creer que a nuestro gobernante y demás funcionarios les interesa la vida de los guatemaltecos. Esa ni ellos se la creen.

Quién va querer dejar su familia, no ver crecer a sus hijos y enfrentarse a una tremenda incertidumbre. Nada le garantiza a un hermano nuestro que va poder llegar a su destino. Si llega quien lo va recibir en Estados Unidos. Viajar al Norteamerica es toda una odisea, debe caminar varios kilómetros, llevar, agua, aguantar hambre, con el peligro de ser asesinado por los zetas o cualquier grupo del crimen organizado mexicano. Es muy cierto que viajar es sumamente riesgoso, pero el guatemalteco no tiene otro camino más que arriesgarse, a vivir o a morir. Prefiere arriesgar a morir, a que su familia esté muriendo ante tantas carencias.

Advertisement

Son nuestros migrantes, junto a quienes laboramos aquí, el turismo y nuestros productos agrícolas de exportación que mantienen a flote nuestra economía. El Gobierno de Guatemala debe gestionar un TPS Para garantizar su estancia y asegurar su trabajo. Gracias a las remesas está llegando el progreso y el desarrollo a las comunidades de donde son oriundos nuestros migrantes, que proveen trabajo al sector construcción que dicho sea de paso, mueve toda la economía, porque por donde pasa deja dividendos, al igual que el sector turismo.

El presidente GIAMMATTEI debe enviar una iniciativa de ley que promueva: bajar aranceles a la importación y exportación, abrir el mercado, para desmonopolizar la prestación de bienes y servicios. Pero antes bien, debe ocuparse de apostar en la prevención del delito, ya que si nuestro gobierno no es capaz de dar certeza jurídica o seguridad jurídica, no hablemos que vengan nuevos inversionistas y generen nuevos empleos dignos con salarios decentes. Ningún capitalista va venir a arriesgar sus capitales en un país totalmente inseguro.

Gracias a su sintonía y preferencia, VAMOS POR MÁS…

Advertisement
Advertisement