Árbitro es asesinado y capturan a un jugador por ser el presunto responsable de darle golpiza al silbante

Advertisement

El árbitro perteneciente a la Asociación de Árbitros de Fútbol de El Salvador (𝗔𝗔𝗙𝗘𝗦), José Arnoldo Amaya Colegiado, de 63 años de edad, fue salvajemente golpeado sin piedad el pasado fin de semana, por un jugador y no por la afición como preliminarmente se manejaba.

Arnoldo Amaya fue trasladado inmediatamente hacia un centro asistencial, pero la golpiza de su agresor fue tan fuerte que terminó falleciendo en el hospital.

Según su hijo, Jairo Amaya, el silbante ya había amonestado en primera instancia al jugador, pero cerca de concluir el encuentro deportivo le mostró la segunda cartulina amarilla, lo que provocó que el jugador lo comenzara a golpear en reiteradas ocasiones.

El lamentable hecho tuvo lugar en la cancha Toluca, colonia Miramonte, San Salvador, mientras se desarrollaba un torneo de la zona.

La Federación Salvadoreña de Fútbol condenó la muerte violenta del árbitro José Arnoldo Amaya, quien fue agredido el fin de semana cuando dirigía un encuentro de liga no federada. El árbitro de 63 años fue brutalmente atacado y murió en el hospital producto de las lesiones.

Capturan a sospechoso

Josué Brandon Pérez Contreras, de 27 años, fue capturado por la Policía Nacional Civil por ser el principal sospechoso de dar una golpiza al árbitro José Arnoldo Amaya, de 63 años, quien murió horas después en el hospital.

Advertisement

“Nadie se vaya a meter que le voy a dar (…) a este viejo” fue la amenaza del jugador e inmediatamente le dio la primera patada en el pecho que lo tiró al suelo, relató el testigo.

Una fotografía a la que tuvo acceso el medio elsalvador.com indica que el presunto responsable es jugador de un equipo de fútbol llamado “PSG” de la categoría Papy Libre 21° torneo del Comité de Fútbol Toluca.

José Arnoldo Amaya tenía más de 25 años de trabajar como árbitro, fue federado pero debido a su edad, ahora ya solo trabajaba arbitrando partidos amatéur.

En los últimos años había arbitrado en las colonias de Soyapango y Zacamil. Las personas que lo conocieron lo describen como un hombre humilde, callado y respetuoso en su trabajo.

Advertisement
Advertisement