EDITORIAL | EMPRESARIOS POR LA EDUCACIÓN O SIMPLES MERCADERES

Se comprende que quien tiene alguna posibilidad económica envía a sus hijos a estudiar a centros educativos privados. Otros con gran sacrificio se las arreglan para que sus hijos estudien. El artículo 91 de la Constitución Política de la República de Guatemala es clara: la educación pública es gratuita hasta el primer nivel de educación básica. Entendiendo por básica, ciclo secundario y diversificado.

En Guatemala existe la Fundación Empresarios por la Educación, quienes durante décadas han amasado grandes fortunas a costa de prestar un servicio. En las INSTITUCIONES EDUCATIVAS PRIVADAS TE LO VENDEN TODO. DÍGASE: inscripción, cuota por manejo de papelería (y cuando es momento de evaluaciones al estudiante le cobran las fotocopias) uniformes de diario, para deportes, los tenis, los zapatos formales, corbatas. Cuotas de aniversario, cuotas para mantenimiento del laboratorio de computación, solo falta te vendan la ropa interior para cada estudiante.

El día de la graduación forciobligado te alquilan la toga para el acto de graduación. Te cobran una cuota por el acto de graduación, donde al graduando no le dan ni una botella con agua. De esa cuota compran un refrigerio para los docentes del centro educativo.

Vayamos al tema de la CALIDAD EDUCATIVA. Estamos muy lejos de entender que es calidad educativa. La calidad educativa no tiene que ver solo con laboratorios bien equipados de computación. Es parte de, el docente debe capacitarse, actualizarse, llevarlo a la práctica, y darle seguimiento al desarrollo de procesos. Y si no quien dará cuenta de los resultados. El docente debe planificar atendiendo a la idiosincrasia del lugar de trabajo. De cajón el docente debe leer y exigir lo mismo a sus estudiantes. Si el docente no prepara su clase pregúntese ¿Qué enseña?…

Calidad educativa tiene que ver con: estudiantes más reflexivos, con mucho juicio crítico y criterio propio. Deben aprender a aprender. Desaprender para realmente poder aprender. El docente debe enseñarles desde la teoría del constructivismo, es el estudiante quien construye su propio conocimiento en el día a día, teniendo como mediador a su docente, es quien guía el rumbo del barco.

En el sector privado, por regla general contratan al mejor personal docente posible. Los padres de familia pagan altas colegiaturas pero tristemente a los docentes en muchos centros educativos no les pagan ni salario mínimo, pero si los superexplotan, les pagan una bicoca por curso. Y algo más, los centros educativos están exonerados ante la SAT del pago de impuestos. Pueden realizar importaciones y están exentos de impuestos. Para los propietarios todos esto es rentabilidad, es riqueza pura. Así construyen sus grandes imperios los mercaderes de la educación en cualquier región del país.

Cierto, nadie ha pedido nada gratis. Estamos sabidos que la educación es cara, pero la ignorancia es mucho más cara. Lo que debe existir es un equilibrio, en exigir cuotas que estén al alcance de los padres de familia y pedir lo que realmente van a necesitar los niños y jóvenes, ya que la situación económica del país no da para más. Los padres de familia promedio a duras penas devengan el salario mínimo. Observen y analicen, la educación no ha mejorado, hasta el día de hoy solo es un negocio súper redondo para los empresarios por la educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *